Una nueva forma de pensar

“El mundo que hemos construido es un proceso de nuestro pensamiento. No se puede cambiar sin cambiar nuestra forma de pensar» (Albert Einstein)

En occidente el pensamiento mítico (mithos) evolucionó hacia la razón (logos).

La razón (logos) evolucionó hacia la revelación divina medieval (theos).

La revelación divina (theos) evolucionó hacia el mecanicismo actual (mechanos).

La cosmovisión mecanicista nos ha traído hasta el borde del abismo. 

Necesitamos una nueva forma de pensar para poder cambiar este mundo que se nos cae a pedazos entre las manos.

Ello pasa por una nueva racionalidad en la que la lógica esté equiparada con la compasión, la información con la sabiduría y la eficiencia con la  humanidad. 

Consecuencia: la educación debe mutar.

No se trata tanto de destronar a la razón como aupar al mismo pedestal compartido a la emoción, a la relación y a la espiritualidad.

El mecanicismo está evolucionando hacia una cosmovisión en el que todo el universo está vivo, es consciencia, tiene propósito y sentido (thelos).

«No habrá verdadera sostenibilidad sin una transformación de la consciencia.» (Jordi Pigem)

Esa tarea comienza en casa.

*